Constitución Española

La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.

Establecer una sociedad democrática avanzada, y colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.

En consecuencia, las Cortes aprueban y el pueblo español ratifica la siguiente CONSTITUCION

 Seguir leyendo

Comparte esta entrada:

Humanismo laico: ¿qué es?

¿Qué es el humanismo laico? El humanismo secular o laico, se ha utilizado desde los últimos 30 años para describir la realidad humana que tiene una ética propia además de una interpretación racional de los fenómenos naturales.

Se basa en el método científico, la ética y el naturalismo filosófico. Por lo que podríamos decir que es un sistema filosófico nuevo. Y la cosmovisión moderna del humanismo laico pretende aplicar ciencia y tecnología para mejorar la condición humana, puesto que cada vez nos dirigimos más hacia un mundo conectado donde las nuevas tecnologías dominan todos los campos.

Humanismo Laico: todo lo que necesitas saber

 

Origen del humanismo laico

 

Los orígenes del humanismo secular son relativamente recientes. Algunos de sus fundamentos se encuentran en ideas de los filósofos griegos clásicos, el confucionismo chino y el movimiento lokaiata en la India Clásica. Con estas posiciones se pretendía buscar una solución en el propio ser humano, más que en los dioses. Sin embargo, la Iglesia Católica censuró estas ideas en la Edad Media, aunque volverían a aparecer en el Renacimiento. En la Ilustración (siglo XVIII) ya se empezó a tener más en cuenta sobre todo por el “librepensamiento”. Pero sobre todo, empezó a ganar peso con la Revolución Francesa.

 

El Manifiesto Humanista

 

En los últimos años se han publicado distintas versiones del Manifiesto Humanista. El más reciente es el Manifiesto humanista 2000 y, hace una llamada a renovar el pensamiento de la humanidad para enfrentar los nuevos retos y problemas.

 

Principios básicos del Humanismo Laico

 

El principio fundamental del humanismo laico o secular es una posición crítica y escéptica ante los dogmas. Éstos son sometidos a un análisis racional para aceptarlos o rechazarlos. Por lo que el humanista secular rechazará cualquier creencia por fe o autoridad, basándose sobre todo en la ciencia o en la razón.

 

Los humanistas laicos defienden que los problemas humanos deben ser solucionados por los humanos, no por “dioses”. Debemos ser nuestros propios solucionadores de los problemas. Por lo que estamos ante un sistema ético que busca mejorar el bienestar humano.

 

Con las nuevas tecnologías y los avances de la ciencia en los últimos años, estamos ante un nuevo sistema filosófico que está dando mucho de qué hablar. Y probablemente, estemos solo ante el principio. ¿Te ha quedado claro el significado del humanismo laico?

Comparte esta entrada:

Ritos de paso

Como especie social, los humanos celebramos desde muy antiguo ciertos pasos, o tránsitos, de la vida de las personas. Se celebra el nacimiento, como llegada de un nuevo miembro que es motivo de regocijo para la familia y los allegados. En muchos casos hay un rito de paso del niño pequeño al niño algo mayor, uno al que se le empiezan a hacer caso en sus preguntas. Posteriormente, la madurez sexual que llega con la pubertad es celebrada en muchas culturas como parte de un ingreso de un ciudadano de todo derecho. La creación de una pareja, otro tanto. Y luego cada hijo que llega. Y, por supuesto, el deceso, la pérdida del ser querido y la memoria que se le guarda entre sus cercanos.

 Seguir leyendo

Comparte esta entrada:

Procesiones de Semana Santa en Madrid

LA ZONA FANTASMA. 30 de abril de 2006. Botellón de encapuchados

“Ensayan y arman tanto o más ruido que los del ‘botellón'”Va convirtiéndose en corta tradición que cada primavera escriba un artículo sobre la Semana Santa. La verdad es que venía ya haciéndolo, más o menos, desde 1995, en otro suplemento dominical que me dio cobijo durante ocho años. Curiosamente, aquellas piezas, que se leían sobre todo fuera de Madrid y Barcelona, no suscitaban tanta indignación como las que hasta ahora han visto la luz en El País Semanal. No sé si es que mis actuales lectores son más dados a la correspondencia, si la repercusión de este periódico es mayor o si es que la Iglesia Católica y sus seguidores están hoy más bravíos e “islamistizados” que hace uno o dos lustros. Lo cierto es que ya es también tradición que me lluevan las cartas furibundas, cuando no llenas de insultos. No me lo explico mucho (o bueno, sí, si pienso en la intolerancia histórica de tantos feligreses): al fin y al cabo, la molestia de un artículo crítico con la Semana Santa es mínima al lado de las infinitas que las procesiones superabundantes nos causan a los no creyentes, o a los miembros de otras religiones, supongo.

 Seguir leyendo

Comparte esta entrada: