Ritos de paso

Como especie social, los humanos celebramos desde muy antiguo ciertos pasos, o tránsitos, de la vida de las personas. Se celebra el nacimiento, como llegada de un nuevo miembro que es motivo de regocijo para la familia y los allegados. En muchos casos hay un rito de paso del niño pequeño al niño algo mayor, uno al que se le empiezan a hacer caso en sus preguntas. Posteriormente, la madurez sexual que llega con la pubertad es celebrada en muchas culturas como parte de un ingreso de un ciudadano de todo derecho. La creación de una pareja, otro tanto. Y luego cada hijo que llega. Y, por supuesto, el deceso, la pérdida del ser querido y la memoria que se le guarda entre sus cercanos.

 Seguir leyendo

Comparte esta entrada: